¡Ay, amor!


ANTES era tan fácil como respirar: entrar en tu sexo, lamértelo, acariciarlo. Hoy, me da vergüenza hasta mirarte a los ojos. El solo pensar en saludarte me sonroja. Por eso no te dije nada cuando cruzaste inoportunamente. Esa discusión la teníamos siempre. Yo te decía: "Mira los semáforos". Te lo repetí tantas veces como tantas veces te dije “te quiero”. Y creo que las dos cosas las olvidaste. Ahí tienes: te atropellaron. Yo pude haber gritado tu nombre, salvarte, ¡ay, amor!, pero después ¿qué? Nos tendríamos que haber puesto a conversar, ponernos al día, y no estoy preparado para eso.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Quién lo está? Y si lo atropellan igual ya no hay que volver a verlo.
    Fantástico Julio.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Lo pasado pasado está y mejor dejarlo ahí, en los recuerdos olvidados. Sino aprendió ahora es tarde.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo, Julio, mejor atropellada que aguantarse una charla.
    Hay amores que matan...
    Grandes saludos.

    ResponderEliminar
  4. Al final no estaba de ser que esa pareja pudiera seguir. Por un semáforo en este caso, o por cualquier causa.

    Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La falta de diálogo y comunicación en las parejas, es muchas de las causas de desamor, pero la vida sigue, y de todo se aprende, porque la vida es como una universidad.

    Me encantó tu micro.

    Besos y saludos de Perlada.

    ResponderEliminar
  6. "Si ya no valgo para quererte, tampoco para avisarte"-
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Parece que ya lo quería perder de vista, Una brazo

    ResponderEliminar
  8. Micro relato negro. Bien negro, sin duda. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tremendo relato, que me deja con una gran tristeza
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Amor, amor no mucho, la verdad.
    Buen micro Julio David, impactante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Como dice María Perlada la falta de comunicación y diálogo conlleva estos finales en la pareja..., el silencio. Y lo que fue que ya no es.

    La truculencia del relato :))) acorde con tu estilo!

    Abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  12. Js, ja, un gran razonamiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cucarachas

El juez New Age

Amor a primera vista (toda una vida)

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

No hay mal que por bien no venga