El mejor amigo


ESA noche, Teresita no quiso orar con su mamá. “No molestemos a Dios con lo mismo -le dijo- porque por nuestra culpa él no puede ayudar a otros”. La mujer la miró extrañada, y la niña continuó: “Dios está tan ocupado salvando a mi abuelito, que dejó morir a esas personas que salen en las noticias”. La mamá no supo qué responder, y la hija asumió tener la razón.

Ahora, con una preocupación menos -pensó la pequeña- Dios podrá sanar a Baxter, lesionado en una pata. Lo prefiere antes que a su abuelo. Baxter no la abusa ni la amenaza.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Muy fuerte, pero bien llevado. Poniéndose en la piel de Teresita, tiene toda la lógica del mundo. Las violaciones en la familia dan para no creer en Dios alguno, pero si hay que creer en la curación de alguien, por medio de un ser justo, que sea en la sanación de un ser bueno y fiel.
    Este tema siempre acaba con preguntarse cómo la madre lo permite o hace como que ignora, y casi siempre hay una historia de familia que perpetúa la costumbre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Dios debería matar al abuelito, YA!!!

    ResponderEliminar
  3. Espero que Baxter se curase. Baxter sí lo merecía. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. me quedé de piedra!!! con la boca abierta. Tremendo relato!
    El perro seguro que se curará!
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Desde luego la justicia divina tiene aplica unas leyes que a los mortales se nos escapan... Duro micro! Saludos!

    ResponderEliminar
  6. El abuelo bien muerto y yo que me alegro. Un perro nunca haría daño a nadie de su familia, sea perruna o humana.
    En las familias hay a veces mucha oscuridad y miserias.

    Un relato excelente, Julio David. "Touché"

    ResponderEliminar
  7. Buff Julio David durísimo micro. Espero que Baxter sí sanase .
    Es terrible ver que a veces aquellos más cercanos son los que abusan de la confianza y la inocencia de un niño. Despreciable.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Espero que Dios termine centrándose y elija dedicarla su tiempo a Baxter.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bonjour. Votre sens artistique est exquis.
    Louange aux sens.

    Merci d'avoir visité.
    Salutations du Japon. ruma

    ResponderEliminar
  10. Esta vida es cuestión de prioridades. Primero los que merecen ser atendidos.
    Estupenda reflexión en forma de microrrelato.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Hola David , yo creo que muchas veces dios tiene mucho trabajo en exceso , y si la justicia divina no pudo actuar , la mano del hombre si en este caso que le apliquen la ley del ojo por ojo , muy buen relato amigo David , te felicito .
    Veo que le has hecho un cambio muy majo al blog , me gusta mucho me alegro el volver a pasar por tu bello rincón , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

    ResponderEliminar
  12. Como acabo de decir en la última entrada, los animales son más humanos que las mismas personas, y creo no harían tanto daño como ellas.

    Me encanta leerte.

    Más besos.

    ResponderEliminar
  13. Mejor salvar a Baxter, Dios a ojos de la niña ya sabe lo que tiene que hacer. El abuelo que se vaya de donde nunca nadie vuelve.
    Duro micro Julio David.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  14. Dios debería fijarse solo en esa pobre nena... terrible.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dulce o travesura

La prisionera

Burka

El rey del drama

La oveja negra

Cucarachas

El juez New Age

Miércoles

Aquí estoy, hija