Rutina en la rutina


SUENA el despertador, pero Eduardo ya está en pie. Incluso ya desayunó. Algo poco, té y pan. Lo suficiente. Deambula. Se vuelve a mirar al espejo, a acomodarse el peinado, a fijarse que cada cosa esté en su lugar. Se despide de su pareja, saca una maceta al jardín, y se retira. Es solo otro lunes más; con ese metro que exuda humanidad; esa tensión por llegar pronto a destino.

A eso de las diez de la mañana se aparece por un parque, se sienta, afloja su corbata, saca el teléfono móvil y se pone a buscar trabajo en internet.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Con esa disciplina que tiene terminará encontrando trabajo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que está difícil la situación para algunos. Esperemos que su método le de resultado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es una rutina que a veces es necesaria. Hasta para buscar trabajo hace lo que todos los días acostumbra. Un abrazo David.

    ResponderEliminar
  4. Quizá en su casi ni imaginan por lo que está pasando.
    No sería el primero que no tiene trabajo y de momento no ha dicho nada en casa.

    ResponderEliminar
  5. Asi de disciplinado encontrara trabajo....aburrido

    ResponderEliminar
  6. De nada sirve tanto mirar y buscar, cuando escasea el trabajo, aunque sí abunda el precario, tal vez encuentre algo de eso.

    Besos y más besos.

    ResponderEliminar
  7. Existe este tipo de casos. Es una pero real como la vida misma. Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Que triste realidad que es la de tantos.
    Estupendo micro Julio. Nos tienes mal acostumbrados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. La síntesis de una realidad de estos tiempos. Muchos hacen como si nada hubiera pasado para no alarmar a la familia. La procesión va por dentro.
    Grandes saludos, Julio.

    ResponderEliminar
  10. Durísimo micro, hacer como que todo sigue igual para que la pérdida del empleo no distorsione el entorno familiar. Desde luego es un personaje que llega muy adentro. Un micro con resonancia, de esos que se te pega en la espalda más allá del tiempo de su lectura. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Dura, muy dura la situación para quienes madrugan a conseguir trabajo.

    ResponderEliminar
  12. Con razón desayunaba tan poco...Qué triste realidad ésta que sufre tanta y tanta gente en tantos y tantos países. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Un acto cotidiano en el que se pierde mucha gente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Has condensado en unas pocas líneas lo que yo conté en mi relato "el banco" con unas 900 palabras, jajaja.
    No hay nada como saber contar una historia con la brevedad y estilo como tu solo sabes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Qué imagen más triste Julio, y real, cuantas personas se encuentran en esta misma situación.
    Una pena.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Me parece que el tema ahí es salir de casa...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. La angustia en soledad. Muy duro. Magnífico como siempre Julio.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Sí, las rutinas de la vida. De todos los colores y situaciones...

    Claro que también los hay quienes no las conocen..., pues hacen de sus vidas una "aventura" diaria. ¡No es difícil!

    Abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  19. Oh qué triste y qué impactante con ese seguir de tu protagonista como si todo fuera igual cuando esas rutinas ya no están y se desea que estén porque se necesitan.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dulce o travesura

La prisionera

Burka

El rey del drama

La oveja negra

Cucarachas

El juez New Age

El mejor amigo

Miércoles

Aquí estoy, hija